Distribución de Semillas y Aperos Agrícolas en Mozambique

  • 14 abril, 2019
Distribución de Semillas y   Aperos Agrícolas en Mozambique

* Azadas, machetes y semillas de frijol y de maíz,

* Reparten alimentos para que no consuman las semillas antes

* 19 millones de dólares EEUU para reconstruir las infraestructuras agrícolas

Foto: Internet

Por Arturo Romero Sánchez

Corresponsal/Lapolacamich  

CIUDAD DE MÉXICO. –

Los daños que ocasionó el ciclón Idai, que tocó tierra el pasado 14 de marzo en la ciudad de Beira, en el país de Mozambique, en donde los fuerte vientos, con velocidades que alcanzaron hasta los 170 kilómetros por hora, y que acabaron con las cosechas que estaban a punto de levantarse, y con las pocas pertenencias de los pobladores, que se dedicaban a la agricultura, en su mayoría afectados de las provincias de Manica y Sofala, en Mozambique; ahora reciben por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), semillas y aperos que tan necesarios son para tratar de resarcir los daños tras la devastación.

Cerca de quince mil hogares, sumidos en la vulnerabilidad, con más de 75 mil personas, recibirán azadas, machetes, y semillas de frijol y maíz, con la cualidad de poder cosecharse de manera pronta, pues solo tardan 90 días en fructificar y poder recolectarse. A la vez, que se distribuyen las semillas, se proporcionan raciones alimentarias, gracias al Programa Mundial de Alimentos (PMA), tratando, en lo posible que quienes reciben las semillas para cultivarse, las ocupen en su alimentación de manera inmediata.

En información de la FAO, indica que estas dos provincias producen el 25% de la producción de cereales en el país, (Mozambique) pero con el paso del ciclón, todo se perdió.

Por lo que el Representante de la FAO en Mozambique, Olman Serrano. asumió “Reactivar lo antes posible los medios de subsistencia y los mercados resulta crucial para ayudar a los agricultores, pescadores y pastores a recuperarse a tiempo para la temporada principal de siembra, a partir de octubre”, y continuó, “La segunda temporada de siembra, más pequeña, está en marcha, -añadió- lo que deja una ventana de oportunidad cada vez más estrecha para sembrar cultivos de maduración temprana, como frijoles y maíz, que la FAO está distribuyendo. Estos pueden recolectarse unos 90 días después de la siembra y de algún modo pueden colmar el vacío productivo dejado por las pérdidas masivas sufridas en esta cosecha principal”.

Recomendó que, además de tener semillas en octubre, para su alimentación, de esas mismas semillas tendrán las necesarias para volver a sembrar cuando empiece la principal temporada agrícola en el país, y así poder “Salvaguardar la temporada principal y asegurar que las familias rurales puedan participar plenamente en ella es fundamental para restablecer la seguridad alimentaria en Mozambique, donde los efectos del ciclón Idai han sido desastrosos en las vidas y medios de subsistencia de la población. La infraestructura pesquera, los almacenes de alimentos y granos, y el ganado se vieron arrastrados por el agua, y se informa de que cientos de miles de hectáreas de cultivos han quedado completamente destruidas”.

La misma FAO, informa que, “La región central es el granero de Mozambique y desempeña un papel primordial para hacer frente a la escasez de alimentos, mientras que la ciudad portuaria de Beira, en la provincia de Sofala, es un enclave comercial clave para el país. Los graves daños a la infraestructura del puerto de Beira y a las rutas de transporte que lo conectan, podrían impedir la importación de cereales: cada año el país importa cerca de 1 millón de toneladas de trigo y arroz.

Antes del ciclón Idai, las provincias afectadas ya habían experimentado sequías e inundaciones recurrentes en los últimos tres años. Como resultado, estaban padeciendo inseguridad alimentaria crónica y eran muy vulnerables a nuevas crisis. En diciembre de 2018, la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases (CIF) estimó en 1,78 millones el número de personas en un nivel de crisis -o más grave- de inseguridad alimentaria aguda en Mozambique.

La inesperada falta de alimentos o de capacidad para producirlos significa que es probable que esta cifra aumente drásticamente en las próximas semanas y meses. Aunque aún no se ha evaluado el alcance exacto de los daños a la agricultura, la FAO y el PMA están realizando evaluaciones rápidas de las necesidades y cartografiando las infraestructuras y activos productivos, agrícolas y pesqueros para diseñar los planes de respuesta interinstitucionales del Grupo de Seguridad Alimentaria”.

La FAO busca de manera inicial, 19 millones de dólares EEUU para reconstruir las infraestructuras agrícolas y pesqueras, reanudar la producción local de alimentos y apoyar a los ganaderos. Hasta ahora, se han asignado 3,85 millones de dólares para llegar de forma inmediata a unas 95 000 personas. Aunque persiste un déficit de 15,5 millones de dólares, el 80 por ciento de los fondos necesarios.