El Sombrero de Charro, Todo un Desafío de Arte en su Elegante Fabricación

  • 12 noviembre, 2019
El Sombrero de Charro, Todo un Desafío de Arte en su Elegante Fabricación

Un símbolo de profundas raíces…

* Artesanos de sombreros charros, presentes en el 75 Congreso y Campeonato Nacional Charro

* Todo el proceso de elaboración de un sombrero tarda desde un día, hasta un mes o más

Redacción/La Polaca Mich

Porte, gallardía y un toque de elegancia, refleja quien se pone un sombrero charro –tanto mujeres como hombres de a caballo– y que confirma que su fabricación es todo un arte plasmado por las manos hábiles que lo crean paso a paso aplicando todo su conocimiento en cada puntada.

En el marco del 75 Congreso y Campeonato Nacional Charro “José María Morelos y Pavón” 2019, que se lleva a cabo en el Pabellón Don Vasco, en la ciudad de Morelia, se puede apreciar el arte de la elaboración de este sombrero popular de la cultura mexicana y que según los cánones de su fabricación, el tamaño debe ir en correspondencia con la estatura y el ancho de la espalda de quien lo porta.

Samuel Reveles, artesano del Estado de México, quien lleva desde el año 1976 dedicándose a la elaboración del sombrero charro, explicó que este tipo de sombrero lleva todo un proceso cuidadoso para darle perfección.

“Ahorita lo que estoy haciendo es preparar el entorno del sombrero, si observas está blando, le ponemos goma, una sustancia que importamos de Canadá para darle forma, ésta depende de cómo la pide el cliente, son variadas, tanto para mujeres como para hombres”, dijo mientras se dedicaba a su creación.

Luego de este proceso, que dura alrededor de seis horas, se lleva a la plancha para definir a detalle la forma, que en su mayoría es de ala ancha y levantado de la parte posterior; se coloca después el adorno que lo identificará y que generalmente es mediante el bordado.

“Una vez terminado, pasa al adorno según lo que lleve, esto depende del estilo que pida el cliente, ahorita se está elaborando un ‘San Luis Moderado’ que es el más utilizado por los charros”.

A decir de Samuel Reveles, los bordados se hacen “de acuerdo a lo que el cliente pide”, no hay diferencia de los que usan los hombres y las mujeres, y es que las figuras de flores son usadas prácticamente en el 90 por ciento de los sombreros; la forma y tamaño del sombrero, se define con la estatura de la persona que lo lucirá.

En su taller, en el que participa toda su familia, elaboran de 20 a 25 sombreros al mes, sin embargo, los especiales o de corte más fino, tardan hasta 30 días en su creación.

FOTOS: CSGE