Fotos: Artrom

Por Arturo Romero Sánchez

Corresponsal/Lapolacamich

   CIUDAD DE MÉXICO.- Al igual que hace 176 años, Iztapalapa y su pueblo, se vistieron de gala para recibir a poco más de dos millones y medio de visitantes a la conmemoración de la muerte de Jesucristo, hoy, se vivió nuevamente la tradición, y poco más de 7 mil quinientos actores, entre nazarenos, centuriones, actores estelares y muchos “extras, hicieron de esta conmemoración, una fiesta en la que el fervor religioso se hizo patente.

Con  6,500 elementos de seguridad, y múltiples cuadrillas de protección civil, e innumerables grupos de paramédicos, entre ellos la cruz roja, estuvieron pendientes de todos y cada uno de los visitantes, prontos a prestar auxilio en caso de necesidad, cosa que no pasó a mayores, solo algunas insolaciones, pies lastimados de tanto andar, sobre el pavimento que quemaba. Saldo blanco, según reporta la autoridad en la demarcación.

Hombres, mujeres, niños, todos ellos con gran fervor, arrastrando una cruz a cuestas, hicieron un recorrido de más de siete kilómetros hasta llegar al Gólgota, un punto al pie del Cerro de la Estrella, a donde finalizó este viacrucis, con la crucifixión del Mesías, no sin estar exento de grandes muestras de dolor de los asistentes, que con ésta representación se ven inmersos en los acontecimientos, vividos por el Hijo de Dios.

Actores “de carne y hueso”, no profesionales, dan vida a este evento, mismo que ahora, se pide sea considerado como Patrimonio Mundial de la Humanidad.

La alcaldesa Clara Brugada, expresó su reconocimiento a la comunidad iztapalapense, pero sobre todo, al Comité Organizador, por su voluntad y capacidad para organizar este evento, que deja, además una gran derrama económica, no solo a los habitantes, pues a la romería, llegan artesanos de diferentes puntos del país a ofrecer sus mercaderías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tải go88, nhà cái sunwin, game b52