Hoy, la CDMX, Rehén de los Taxistas

  • 7 octubre, 2019
Hoy, la CDMX, Rehén de  los Taxistas

Fotos: Internet

* Caos en la Ciudad de México

* Taxistas bloquean importantes vías

* Ausencias en empleos, escuelas, hospitales, etc

* Muchos ciudadanos, a pie rumbo a sus actividades

Por Arturo Romero Sánchez

Corresponsal/Lapolacamich  

CIUDAD DE MÉXICO. – El día de hoy, la Ciudad de México, y más aún, los ciudadanos, fuimos víctimas de los taxistas, pues bloquearon muchas de las avenidas más importantes de esta, de por sí, tormentosa capital.

Los orígenes de estas acciones se dan, ante la exigencia de los choferes de este servicio público para que el servicio de transporte público, mediante las aplicaciones por internet, desaparezcan.

Vías importantes en la vida de nuestra ciudad: Paseo de la Reforma, Avenida de los Insurgentes, Viaducto, Avenida Central (entrada y salida al Estado de México), la zona de Santa Fe, (importantísima vía de comunicación, rumbo a otros puntos del país) y otras más, fueron bloqueadas, en detrimento de los ciudadanos que se dirigen a realizar sus actividades cotidianas.

Lo cierto es, que el servicio de transporte público, que se brinda por medio de los taxistas concesionados, deja mucho que desear, cobros altos, mala atención, negación de servicio, y cosa de resaltar, conductores que manejan muy mal, y otros que van a “vuelta de rueda”, a veces haciendo rodeos para tardar más y que eso les permita hacer un cobro mayor.

Otra situación que se ha presentado en ocasiones, no hablo que ahora, sino que desde hace tiempo, el tener algún altercado de tránsito ya sea real o ficticio, con algún conductor de taxi, siempre el ciudadano “normal”, lleva las de perder, pues ya en la discusión, solo hace falta que el taxista, haga una llamada “de apoyo” y de repente el ciudadano se ve rodeado de una gran flotilla de esos taxis, con operadores con cara de facinerosos, que intimidan al instante y  el pasajero o conductor de vehículo particular, tiene que ceder ante  las demandas del chofer del transporte público, pues en ello va su integridad física.