Informe de la Comisión Económica para América y el Caribe

  • 14 agosto, 2019
Informe de la Comisión Económica para América y el Caribe

*El año pasado aumento en 13.2% en América latina y el Caribe

* Inversión de solo 17% en recursos naturales

* Brasil y México acapararon la mayor parte de las inversiones

Foto: Internet



Por Arturo Romero Sánchez

Corresponsal/Lapolacamich  

CIUDAD DE MÉXICO. –

Este informe de la CEPAL da cuenta de la inversión extranjera en américa Latina y el Caribe, que, según esto, aumento en un 13,2% en el año 2018; este informe, presentado en Santiago de Chile, agrega que el flujo de capital invertido, llegó a la cantidad de 184 mil 287 millones de dólares, después de cinco años de caídas, aunque, aclaran, la cifra continúa por debajo de los valores registrados durante el ciclo de auge del precio de las materias primas.

El documento de la CEPAL, señala que la recuperación “no se fundamentó en el ingreso de aportes de capital, que sería la fuente más representativa del renovado interés de las empresas por instalarse en los países de la región, sino en el crecimiento de la reinversión de utilidades y de los préstamos entre compañías”

También se señala en el informe, que 16 países aumentaron las entradas con respecto al año 2017, mientras que 15 países experimentaron una disminución, y que la mayor parte del crecimiento de la inversión extranjera directa en 2018 tuvo lugar por las mayores inversiones en Brasil, con un 48% del total regional, y en México con 20%.

Por sectores, el 47% de las entradas de la inversión recayó en la industria manufacturera, un 35% en los servicios y un 17% en los recursos naturales.

Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL consideró que en un contexto internacional de reducción de la inversión extranjera directa y de fuerte competencia por las inversiones, “las políticas nacionales no deberían orientarse a recuperar los montos registrados a inicios de la década, sino a atraer cada vez más flujos que contribuyan a formar capital de conocimiento y avanzar hacia patrones de producción, energía y consumo sostenibles”.