¡A COMEEEEER! CON NUESTRAS COCINERAS TRADICIONALES

Definitivamente que le damos toda la razón al secretario de Turismo, Enrique de la Madrid Cordero, quien en su gira de este miércoles por Michoacán, alabó a nuestras cocineras tradicionales michoacanas que con su mágico y sabroso sazón fueron pieza vital para que en el 2010 la Comida Mexicana fuera declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Ahora que quieren hacer que la gastronomía sea la punta de lanza para atraer turismo a Michoacán y a México, seguramente que sus deliciosas recetas saldrán a relucir a todo lo que da. Y aquí una muestra en el reportaje gastronómico gráfico de LAZER.

MICHOACÁN, CUNA DE DELICIOSOS SABORES DE LA COCINA TRADICIONAL

La sabrosa comida michoacana presente…

MICHOACÁN, CUNA DE DELICIOSOS SABORES DE LA COCINA TRADICIONAL

  • Cientos de platillos que pueden saborearse después de un exhausto día de chamba
  • Son recetas ancestrales que traemos heredadas desde nuestras madres y abuelas

“¿Y ahora qué haré de comer?”, quizá es la pregunta que muchos –hombres y mujeres-- nos estamos haciendo en estos momentos para darle de papear a los chilpayates y obviamente que para nosotros también deleitar el paladar. Por fortuna, ¡estamos en Michoacán! en donde está la mera crema y nata del sabor que hizo que la Comida Mexicana fuera reconocida como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Por eso, ahí le van a continuación sólo algunos de los cientos de platillos con que cuenta nuestro estado y que pudieran estar hoy suculentamente servidos, ya sea en la comida o bien para la cena. Ah, sin faltar, los postres, por supuesto.  Échenle lápiz: una rica  Sopa Tarasca o bien unas Enchiladas Placeras. O qué tal una Morisqueta estilo Apatzingán, sin descartar que bien se pueden servir unas ricas Carnitas. Ni que decir de un Aporreadillo y de remate unos Uchepos con su quesito y cremita o unas Corundas. Y por supuesto que de postre unos deliciosos Chongos Zamoranos, unos Ates de sabores y una exquisita Nieve de Pasta. Aaaahh, verdad. ¡Hasta agua se hace la boca!. Si les digo que comer es una delicia en Michoacán y más si es con el alboroto de la familia sentada a la mesa. Así que aún es tiempo para preparar estos platillos. No cabe duda que después de un día de intensa chamba, un guisado como éstos, acompañado de un mezcalito de la sierra, en ¡un verdadero manjar! de los Dioses. ¡Puro Michoacán!. Fotos: FICM.

Valora este artículo
(0 votos)
Volver