Notre Dame: Recuento de los Daños

  • 16 abril, 2019
Notre Dame: Recuento de los Daños

* La aguja, con 90 metros de altura, lo más notorio de la catedral, se perdió

* Tres reliquias en su interior, consumidas por el fuego

* Órgano con 5 teclados y 8000 voces, permanece intacto

* La ayuda financiera para la reconstrucción no se hace esperar.

Foto: Internet

Por Arturo Romero Sánchez

Corresponsal/Lapolacamich  

CIUDAD DE MÉXICO. –

La pérdida más notoria que ha sufrido la Catedral de Notre Dame, en la ciudad de París, ha sido “la aguja”, a la que los ciudadanos franceses llaman la “Flèche”  y que ha sido destruida en varias ocasiones en la historia de Notre Dame, ésta última, diseñada por el arquitecto Eugèn Viollet le Duc en 1859. Con un peso aproximado que llega a poco más de 700 toneladas y una altura de 90 metros, construida encima del crucero, sobre el altar de la iglesia, y que, a pesar de los esfuerzos de los bomberos por evitar su destrucción, fueron imposibles, ante las lenguas de fuego.

Por fortuna, las estatuas de los doce apóstoles y los cuatro evangelistas, que rodeaban la aguja, habían sido retiradas recientemente, para ser restauradas, quedaron a salvo, no así las reliquias que estaba el interior: una de las 70 espinas de la corona de Cristo, una reliquia de San Dionisio y otra de Santa Genoveva.

Según se ha informado, quedaron derrumbados dos tercios de la cubierta, y aunque los muros, siguen en pie, se hundieron el crucero, y el transepto norte, aunque se teme al efecto que pueda producir el agua en la bóveda, por la gran cantidad que se usó en la conflagración.

También se habla de la destrucción de parte del gran acervo artístico-religioso, cuadros, que, en su mayoría, si bien, no fueron afectados por las llamas, si fueron embestidos por la gran cantidad de humo, y a pesar de ello, hay confianza de que puedan ser restaurados, salvaguardando esta herencia cultural, patrimonio de la humanidad.

Uno de los tres órganos con los que cuenta la catedral, con cinco teclados y cerca de ocho mil voces, permanece intacto, y de los otros dos, aún no se dan los informes del estado en el que se encuentran.

La comunidad internacional, no se hizo esperar, y grandes figuras, prominentes hombres de negocios, y varias compañías en el mundo, se declaran dispuestas a ofrecer el apoyo a la reconstrucción y hasta ahora ya se llevan contabilizados 600 millones de euros en donativos.

El presidente francés, Emmanuel Macron, agradeció a los bomberos que intervinieron en el incendio, pues “gracias a los bomberos, se ha evitado lo peor”, aunque afirma que no se ha ganados en definitivo la batalla, pues las horas que siguen, serán críticas, hasta saber, los daños que ha ocasionado el calor en la construcción. Además, indica, que se reconstruirá Notre Dame entre todos, por lo que hará una campaña para colectar fondos, en Francia y en el extranjero.

Michel Aupetit, arzobispo de París, dijo que aún es temprano para evaluar los destrozos en su totalidad, pero que, sin embargo, lograron rescatar los que se consideran algunos de los tesoros artísticos, los cuales serán llevados al Museo del Luovre, y agregó, que, a su consideración, la restauración de la catedral podría llevar décadas, para concluirla.

El Ministro del Interior, Christophe Castaner, externó:

“Esta enorme herida en el corazón de París, se curará. Por nuestra generosidad. Por nuestra solidaridad. Por esta fuerza que nos une ante la adversidad y nos convierte en una gran nación”