Proyecto de Presupuesto 2020 (Primera Parte)

  • 9 septiembre, 2019
Proyecto de Presupuesto  2020 (Primera Parte)

Foto: Internet

* Se estiman ingresos por 6,096.3 miles de millones de pesos

* Conflicto Comercial EE.UU. – China, dan inestabilidad a los mercados

* La inflación bajo de 4.83% en diciembre de 2018 a 3.29 en la primera quincena de agosto

* Se espera que el PIB, se ubique entre 0.6 y 1.2 % este año.

Por Arturo Romero Sánchez

Corresponsal/Lapolacamich  

CIUDAD DE MÉXICO. –

En el Paquete Económico enviado a la Cámara, se destaca -dentro de la situación económica- que, a medio año del 2018, dio principio a una desaceleración del ciclo económico, que se incrementó por los desacuerdos comerciales entre los estados Unidos y China, además de la posible salida del Reino Unido, de la Unión Europea, todo esto, creando un marco de inestabilidad en materia económica a nivel mundial, situación, que, obviamente repercute en nuestro país.

La baja de los precios internacionales del petróleo en este año, la desaceleración de la producción industrial, así como los indicadores de actividad económica agregada, ocasionaron que los bancos centrales empezaran a relajar la posición de su política monetaria.

En el Proyecto Económico, se asienta que “El Fondo Monetario Internacional (FMI), en sus estimaciones de julio de 2019, proyectó que el crecimiento mundial alcance una tasa real anual de 3.2% en 2019, lo cual implica una revisión a la baja de 0.1 puntos porcentuales respecto a la tasa esperada en las proyecciones de abril, y de 0.4 puntos porcentuales respecto de la de enero de 2019. Asimismo, el FMI anticipó que el crecimiento mundial en 2020 se ubicará en 3.5%, 0.1 puntos porcentuales menos que las proyecciones previas. Al respecto, la institución destacó que las revisiones a las tasas de crecimiento son consistentes con el desarrollo de las tensiones comerciales, un aumento prolongado de la aversión al riesgo y la existencia de crecientes presiones deflacionarias”; razones por las que “la economía mexicana mostró resultados mixtos. Por un lado, la actividad industrial y la inversión han mostrado una mayor debilidad, mientras que, por el otro, las exportaciones no petroleras continúan presentando una tendencia positiva, acompañadas por un desempeño estable del mercado laboral con crecimientos en el salario real”.

En el mismo documento, también se señala que, en este año, a pesar de un entorno internacional con elevada volatilidad, el peso se ha mantenido dentro de los parámetros esperados. En el primer semestre del año, el tipo de cambio reflejó una apreciación, mientras que la curva de rendimientos se desplazó hacia abajo en línea con los mercados internacionales”, y se afirma que la inflación, paso de ser de 4.83% en diciembre de 2018, a 3.29% en la primera quincena de agosto.

En su última reunión, del día 15 de agosto, el Banco de México decidió disminuir la tasa objetivo en 25 puntos base a un nivel de 8.0%. La Junta de Gobierno destacó que esta acción considera que la inflación general ha disminuido 5 conforme a lo previsto y que la ampliación en la holgura ha sido mayor a la esperada, incrementándose la brecha del producto en terreno negativo.

Se espera que el crecimiento del PIB, se ubique entre 0.6% y 1.2% en este 2019, y que en esta segunda parte del año, se vea favorecido por un mayor gasto corriente y de inversión pública, de acuerdo al presupuesto aprobado para 2019; por las acciones para impulsar la economía anunciadas en el mes de julio, y por mayores oportunidades de inversión por la expectativa de la ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) por parte de los congresos de estos últimos dos países.

Para este año se estima que el precio promedio de la mezcla mexicana de petróleo sea de 55 dólares por barril (dpb), congruente con el precio utilizado para el presupuesto, y que el tipo de cambio alcance un promedio de 19.4 pesos por dólar. Para el cierre de 2019 se prevé una inflación anual de 3.2%, que corresponde al pronóstico de inflación del Banco de México para el cuarto trimestre del año publicado en su Informe Trimestral de abril-junio.

En cuanto a las expectativas para 2020, el Proyecto Económico, se basa en un marco macroeconómico prudente y acorde con las expectativas de los mercados, dada la incertidumbre que prevalece en el entorno económico internacional. Sin embargo, se estima que el fortalecimiento del mercado interno, la creación de empleos, el repunte del crédito y la inversión en infraestructura pública y privada generen un mayor dinamismo durante el año. Este último también se encontraría impulsado por factores externos como mejores condiciones comerciales por la probable ratificación del TMEC, y factores internos como la disipación de la incertidumbre ante nuevas políticas gubernamentales y de presiones inflacionarias; así, se prevé un crecimiento real anual del PIB en 2020 de entre 1.5 y 2.5%. En particular, para las 6 estimaciones de finanzas públicas se considera un crecimiento puntual de 2.0% real anual. Para el cierre de 2020, se prevé una inflación anual de 3.0%, igual a la proyectada por el Banco de México para el cuarto trimestre de ese año en su Informe Trimestral de abril-junio de 2019; un tipo de cambio nominal de 20.0 pesos por dólar, y una tasa de interés nominal promedio de Cetes a 28 días de 7.4%. Para 2020 se proyecta un precio para la mezcla mexicana de exportación de 49.0 dpb, por una menor demanda del energético, resultado de el escalamiento de las tensiones comerciales, la desaceleración de la actividad industrial a nivel global, así como la entrada en vigor en 2020 de la regulación de la Organización Marítima Internacional (OMI) sobre el contenido máximo de azufre del combustóleo. Asimismo, se propone una plataforma de producción de 1,951 miles de barriles de petróleo diarios, de acuerdo con el Plan de Negocios de Petróleos Mexicanos (PEMEX) 2019-2023 y las estimaciones de la Secretaría de Energía sobre la producción privada.