*Tiempo de virus: Gente confinada, calles vacías, cortejos fúnebres  y un gran silencio.

*Meses después, con el progresivo retorno de la normalidad, nos damos cuenta del valor de aquel silencio.

 *La ausencia de ruido que tranquiliza.

*En este tiempo nos dimos cuenta que el silencio sana y nutre, especialmente cuando lo sentimos en nuestro interior.

*Porque el silencio no es tan solo ausencia de ruido o palabra sino una experiencia más profunda,

*El silencio es una forma de comprender, un estado de ánimo, una herramienta de  autoconocimiento y sanación.

*El silencio que inunda las calles es extraño.

*En el silencio la naturaleza habla, solo tenemos que escuchar.

*La contaminación desciende.

*El agua cristalina.

*El canto de los pájaros.

*El verdor de la vegetación.

*En el silencio la naturaleza respira.

*El silencio es el final.

*Reportaje Gráfico Lazer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.